Como norma general, las reforma e interiorismo de un bar o restaurantes se diseña de puertas para adentro, ya que la mayoría están en locales interiores. Pero, ¿y si nos olvidamos de esto y pensamos que estamos en el exterior, aunque no sea así? ¿y si nos inventamos una terraza interior? Con esta premisa empezamos a trabajar en el proyecto de La Terraza, debía ser un local con aspecto exterior pero que a la vez fuese acogedor y atractivo, debía combinar perfectamente los elementos de exterior con los de interior.

Para reforzar la idea, el local se dividió en dos partes; una primera zona de entrada sería el “exterior” y tendría que parecer una terraza, tendría vegetación, solería de exterior y mobiliario de madera y acero. La segunda parte sería el “interior”, quedando dividida de la primera con una gran cristalera. En esta segunda parte se agruparía la zona de servicio para camareros, aseos, almacenaje, etc., y tendría elementos de interior como estanterías, enseres o cuadros.

Leer más

Por último, al fondo a la izquierda, los aseos se ocultan tras el revestimiento de madera utilizado en los bancos de la terraza, como una cáscara geométrica que da paso a los aseos que parecen sin terminar, con materiales industriales, sencillos y cotidianos, pero perfectamente diseñados.

Tipo y fase de obra: Reforma e interiorismo| Finalizada
Superficie construida: 204 m²
Localización: Calle Calatrava, Sevilla
Empresa constructora: G-Integral
Proyecto y dirección de obra: CM4 Arquitectos

Fotografías: Javier Orive. Fotografía de Arquitectura

Cliente: La vida en tapas
(Sidonia, Duo Tapas, Nazca, Gigante Bar, Chifa, Lobo López)

ESTADO PREVIO

Proyectos relacionados