Contáctanos

Calle Adriano 3, 2º 41001 Sevilla
+34 955 102 383
info@cm4arquitectos.com

3564
portfolio_page-template,portfolio_page-template-elementor_header_footer,single,single-portfolio_page,postid-3564,wp-custom-logo,stockholm-core-2.1.1,select-theme-ver-7.4,menu-animation-underline,side_area_over_content,header_top_hide_on_mobile,,qode_grid_1500,qode_footer_adv_responsiveness,qode_footer_adv_responsiveness_1024,qode_footer_adv_responsiveness_one_column,qode_menu_,qode-mobile-logo-set,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-template-full-width,elementor-kit-406,elementor-page elementor-page-3564

Casa Ozama

Proyecto de Interiorismo para el Restaurante Casa Ozama en Sevilla.

Un espacio que sorprende dentro de un edificio histórico.

El proyecto de interiorismo para el nuevo restaurante Casa Ozama no podía tener otro inicio que basarse en el edificio donde se ubicaba, para lo cual desarrollamos un concepto de restaurante-copas en un edificio cuya arquitectura colonial hace del mismo un elemento patrimonial e “inalterable” de Sevilla, llegado a ser planteado como monumento. 

 

Construido en el S.XX Villa Ozama se ha convertido en un edificio emblemático de la ciudad, estando protegido arquitectónicamente en todas sus facetas como no podía ser de otro modo.

¿Cómo aplicar una imagen vanguardista y de estilo en un edificio inalterable?

Nuestra reflexión pasa por diferenciar entre el contenedor y el contenido. Desde el respeto a la edificación, optamos por incorporar elementos interiores y casi exentos que marquen el diseño del local.

 

Tanto las fachadas con la gran cantidad de ventanas como los suelos hidráulicos distintos en cada zona, tienen un protagonismo importante a la vez que reducen los paramentos en los que podríamos actuar. Por ello decidimos actuar fundamentalmente en los techos.

 

 

Como si de una exposición contemporánea se tratase, se plantea que en cada planta y en cada sala usar el techo como lienzo sobre el que  aplicar un elemento diferenciador; podría ser un jardín de luces o una estructura de hilos pero siempre ha de ser el elemento diferenciador y en contraposición al exterior.

 

En la planta baja el recorrido comienza con un color claro, pasando por dos colores en la planta intermedia y terminando en la planta segunda con un color oscuro. A partir de estos dos colores se entiende un recorrido de la misma manera que avanza el día. Mientras en planta baja y primera la comida y las copas son más acogedoras por el día, durante la noche se invierte el papel para establecer un salón comedor en primera y evolucionando en planta segunda hasta la opción de permutar de restaurante a bar con música y copas exclusivamente.

Proponemos un gradiente en altura, tanto en el diseño como en el uso.

La sensación del cliente no debe ser otra que la de llegar a un edificio, mirarlo desde fuera, respetar y entender el contexto y la ciudad en la que se ubica, para una vez dentro, alzar la vista al techo y pensar “qué contraste”.

 

Una vez definido el contenido, las actuaciones en el contenedor pasan por aplicar el color casi como un hilo conductor del interior. Dejando el hall y las circulaciones como algo neutro, se busca un gradiente en altura, de tal manera que acompañe al uso y a el horario.

 

Buscamos dotar al espacio de connotaciones elegantes, por lo que se usan materiales como mármoles, dorados y terciopelos, intentando huir de maderas naturales, vegetación, hormigones o morteros.

 

El objetivo es conseguir un espacio y local que sorprenda, que cuente una historia desde la particularidad de la ciudad hasta el modernismo del momento actual, en el que el cliente no pueda dejar de mirar al techo a la vez que se sienta a gusto tanto si quiere tomar algo tranquilo como si busca un lugar divertido y nocturno.

Proyectos relacionados

Lobo López
Cotidiano Bar
La Terraza